¿Por qué debo extraer los terceros molares?