La esterilización y desinfección son dos de los aspectos más importantes en cualquier especialidad médica. Y lo son desde siempre, a pesar de que con la aparición de nuevas enfermedades infecciosas como el SIDA han ido adquiriendo más atención por parte de una población más sensibilizada al respecto.

Desinfectar: representa limpiar, eliminando todos los microorganismos potencialmente patógenos (la mayoría de bacterias y los virus, como el SIDA o el de la HEPATITIS B, entre otros). Sin embargo, determinados tipos de formas vivas, como las esporas, pueden sobrevivir a un procedimiento de desinfección. La desinfección suele hacerse con productos químicos (lejía, yodo, alcohol...). Aplicar yodo a una herida o limpiar el suelo con lejía son procedimientos de desinfección.

Esterilizar: significa eliminar cualquier tipo de microorganismo que hubiera podido depositarse sobre un objeto. Ni siquiera las esporas pueden sobrevivir a un proceso de esterilización. La esterilización es el procedimiento aplicado tradicionalmente en los quirófanos.

El proceso de esterilización es más costoso, requiere mayor dedicación y tiempo que el de desinfección y acelera el deterioro del instrumental, que debe ser reemplazado con mucha mayor frecuencia. Las normas dictadas por el CDC (Centro de Control de Enfermedades), la ADA (Asociación Dental Americana) y la FDI (Federación Dental Internacional) marcan una serie de protocolos a seguir. Por ejemplo:

Desinfección de superficies (mesas, sillones, lámparas) y de las manos con jabones enzimáticos o productos químicos como el alcohol o la clorhexidina.

  1. Uso de mascarillas, guantes, diques, y material desechable de un sólo uso (agujas, manteles, servilletas, vasos, eyectores de saliva, aspiradores, bisturís, etc.)
  2. Todo el instrumental que está en contacto con la mucosa oral es primero desinfectado y luego esterilizado en hornos autoclaves con alta temperatura, humedad y presión.

Disponemos de modernos autoclaves a presión de menor tamaño que los tradicionales, dotados de microprocesadores que controlan el proceso y permiten esterilizar todo el material utilizado en muy poco tiempo (4-7min.).

Así, el proceso completo que incluye inmersión del material en soluciones desinfectantes durante 10 minutos, baño de ultrasonidos, lavado con agua, cepillo y jabones enzimáticos, secado, embolsado y esterilizado puede ser realizado con toda seguridad (por personal experimentado) en unos 15 minutos.

El control para determinar que la esterilización en nuestra Clínica dentales absoluta, se realiza con tests colorimétricos y periódicamente con tests de esporas.

Aunque el conjunto de estos procesos tiene un costo económico importante, la garantía sanitaria que ofrece la aplicación rigurosa de todas estas técnicas para la prevención de las infecciones es un tema absolutamente primordial en odontología.

Imagen protegida por derechos de autor.

//]]>